ESTUDIO DE LOS BARCOS NAUFRAGADOS.

 

Hemos adoptado tanto en el nombre del barco perdido como en la localización del naufragio un código de colores, donde se estudia independientemente el lugar y el nombre del barco, con la idea de poder ser más exhaustivos. El código de los colores es el siguiente:

 

Color verde: Hacemos referencias a los pecios encontrados y la localización de los mismos. No hay dudas del nombre del barco y el lugar de su pérdida.

 

Color azul: La información que tenemos tanto de testimonios directos de los náufragos como de las autoridades del lugar nos hace pensar con una alta probabilidad del nombre del barco y el lugar de su pérdida.

 

Color naranja: En este caso nos basamos en testimonios indirectos, es decir referencias de gente que habla de esas pérdidas de oídas y que en la mayoría de los casos se las ha transmitido un tercero no del todo informado. Junto a los nombres de prisioneros y las embarcaciones a las que pertenecían.

 

Color rojo: Las dudas tanto en la localización como en el nombre del barco son muchas. Nos basamos en deducciones, descartes, algún indicio y probabilidades.

 

PECIOS ENCONTRADOS. TESTIMONIOS DIRECTOS E INDIRECTOS Y OBSERVADORES EXTERNOS.

Girona.

Lacada Point. Irlanda del Norte.

Trinidad Valencera.

Kinnagoe Bay. Inishwohen, Donegal, Irlanda.

Santa María de la Rosa

Dunmore Head, Blaskets Island, Dingle. Irlanda.

Gran Grifón

Fair Isle. Escocia.

San Juan de Sicilia.

Tobermory, Isla de Mull, Hébridas. Escocia.

La Lavia, La Juliana, Santa María de Visón.

Streedagh Strand, Grange, Sligo, Irlanda. De manera irregular se ha ido obteniendo objetos. En 2015 se encontró varios cañones pertenecientes a La Juliana, confirmando que ese buque procedía de Mataró.

TESTIMONIOS DIRECTOS E INDIRECTOS Y OBSERVADORES EXTERNOS.

San Juan de Fernando Home u Horra.

Blaskets Island, Dingle, Irlanda.

La Duquesa Santa Ana.

Rosbeg, Loughros Mor Bay (Donegal), Irlanda.

La Rata Santa María Encoronada.

Tullaghan Bay, Blacksod Bay. Irlanda.

La Anunciada.

Scattery Roads. Shannon channel, cerca de Kilrush, Irlanda.

Urca San Pedro el mayor.

Hope Cove (Salcombe), Devon, Inglaterra.

Urca Santiago.

Skudeneshavn (Rogaland, sur de Noruega).

Urca San Pedro el menor.

Morbihan, Francia.

Patache Nstra Señora de Castro.

Perdida en la mar, cuando venia en conserva del San Martín el 19/9, cerca de las costas españolas. Santander.

 

Zabra Concepción de Somarriva.

La tripulación embarcó en un navío escocés que tomaron, dejando la zabra en muy mal estado en aguas de Noruega o Dinamarca. Posteriormente ese barco fue devuelto a sus dueños con el pago de la mercancía que llevaba.

Santa Ana

El Havre Francia, apenas participó en la jornada.

 

El Grangrín.

Clare Island, Mayo, Irlanda.

PRISIONEROS Y TESTIMONIOS INDIRECTOS.

Falcon Blanco Mediano.

Luis de Córdova y su sobrino Gonzalo. Referencia de Richard Bingham a White Falcon.

San Nicolás de Prodanelli.

Gabriel de Zuazo. Ross Port. Irlanda. Referencia de Pedro Robledo de Tapia, Francisco de Ledesma y Pedro San Millán, supervivientes del San Pedro el mayor que llegaron un poco mas tarde al lugar.

 

 

 

 

Ahora entramos en una zona borrosa, donde por informes ingleses, prisioneros capturados, lista de naufragios de Fenton podemos identificar lugares de naufragios documentados.

 

Para la identificación de los barcos, utilizaremos características de estos, hombres embarcados, personajes principales, últimas noticias recibidas, alguna información útil de la escuadra a la que pertenecían.

 

Tener en cuenta también los botes capturados, los errores en la traducción, las mentiras para defender a sus compatriotas de los captores, inventándose naufragios cuando se trataban de expediciones con el objeto de obtener abastecimientos.

 

Los errores al ubicar a algunos de los prisioneros en barcos equivocados, provocando el fallo en las identificaciones de las naves. Tenemos el listado de mandos y capitanes en la salida de Lisboa, que varió en algunos de los casos en la salida de La Coruña. Durante la navegación y batallas por el canal hubo modificaciones y muchos hombres fueron cambiados de buques por diferentes razones, por ejemplo en la María Juan por hundimiento, el San Felipe y San Mateo por peligro de captura y zozobra. Evacuación de muchos de los sobrevivientes tras la explosión del San Salvador, traslado a otros buques de algunos personajes de Nuestra Señora del Rosario antes de ser dejado a su merced a causa de avería y previo a rendirse a Francis Drake.

En el camino de regreso se multiplicó los traslados a otros barcos, pues muchos fueron embarcando en diferentes naves según las circunstancias del momento provocadas por multitud de factores como temporales, naufragios, falta de mandos y una amplia casuística que hace muy difícil la identificación del barco solamente con el nombre del náufrago o prisionero, proclive fácilmente al error.

 

Zona: Costa de Thomond.

Costa de Thomond. Dos grandes barcos se perdieron. BMO (6547,6637).  El mismo nombre de la zona: Spanish Point.

 

Barco San Esteban. (Guipúzcoa)

Referencia directa de Alonso de Porres el 20/9, se encuentra con un barco de la escuadra de Oquendo a la salida del canal de Shannon. Por lo que en esas fechas, anteriores a la galerna, no estaba lejos del lugar del naufragio.

60 supervivientes que serán ejecutados. La tradición lo sitúa en la bahía de Doonbeg, en la playa White Strand. Irlanda.

Barco San Marcos.

Spanish Point. Está confirmado que un barco de la Armada naufragara cerca de allí. La historiografía sitúa a este galeón, pero no hay ninguna constancia de que se tratara realmente de este navío. Solo hemos encontrado una referencia a ese buque, en el viaje de vuelta, aparece en la relación de Coco Calderón y en fechas muy tempranas 19/8, ubicándolo en conserva del grupo de Recalde formado por unas 15 naves. 

 

 

Zona:    Ard.

Aparece en la lista de Fenton un barco perdido en  O'Flartie's country: ships, 1; men, 200. Una fuerte tradición avala la pérdida hasta el punto que el lugar donde se cree que se hundió,se llama Duirling na Spainneach, en Ard, cerca de Carna. Tadgh na Buile señor de la zona capturó a los náufragos y los llevó a Galway, hecho confirmado por Bingham. Se cree que serían unos 50 prisioneros. Niall Fallon (pag 43-45).

Barco:  Urca Santa Bárbara.

Por otro lado aparece en la prisión de Galway esperando ser ejecutado Bartolomé Bravo capitán de infantería de la urca Santa Bárbara. Recordemos que el capitán de mar Cristóbal de Ávila fue mandado ahorcar por el duque el 10/8/1588 para escarmiento de la flota.

No descartamos de que se tratase del Ciervo Volante, que históricamente se sitúa su naufragio en Tirawley y que sea la urca Santa Bárbara la que naufragara en su lugar.

 

 

Zona: Tirawley.

Carta de los hermanos White, habla de tres nobles, un obispo (no iba ningún obispo en la Armada) y un fraile. 60 prisioneros. Fenton en su lista, también lo refiere: In Tiralie: ships, 1; men, 400.

Barco: Urca Ciervo Volante.

Beltrán de Salto en su carta 7060, cuenta que se ha perdido asociándolo al noble Luis de Córdova, cuando este iba en la urca Falcon Blanco Mediano. Lo que indica que la información que le llega acerca de este buque es muy indirecta, pero indica que ese barcó naufragó y parte de su gente se encuentra en Galway.

Se habla de 400 hombres. El Ciervo Volante cuenta como mucho con 200 hombres y su tonelaje es de 400 Tn.

Bien pudo perderse como hemos indicado anteiormente, en la zona de Ard.

 

 

Zona: Valentia Island.

En 1845 se encontró un astrolabio español fechado en 1585. Aparece en la carta de los hermanos White (6547), una nave perdida en la región de Desmond. Ttambién está reflejada la pérdida de una nave en la lista de Fenton:  300 hombres.

 

Barco: La Trinidad. (Esc. Castilla).

Va en conserva junto a la San Juan de Aramburu. La noche del 12 al 13/9 la pierde de vista. Los vientos de los días siguientes la empujaban para el sur. Por lo que hay muchas posibilidades de que se tratara de la nave perdida en Desmond. Unos 300 hombres.

 

 

Zona: Tralee.

Me inclino por las razones que se expondrán posteriormente que se trataba de una carabela, por su tonelaje 45 Tns y 24 hombres, según la carta de los hermanos White. (6547), se pierde en la bahía de Tralee.

Barco:

Patache Nuestra Señora del Rosario Socorro (75 Tns y 35 hombres)  o la opción que creemos, de que se tratara de una de estas tres carabelas: San Antonio (segunda) de domingo Pérez, Jesús de Ayuda de Damian Fernández y San Lorenzo de Duarte Jordán.

 

 

Ahora es buen momento para hacer recapitulación de los barcos grandes naufragados que nos faltan por nombrar, tomando como referencia los bajeles registrados en la lista oficial de los buques que partieron de La Coruña y que son: El Grangrín, La Barca de Hamburgo y El Castillo Negro. No hay más barcos.

 

Los lugares o zonas donde hay claras evidencias documentales que indican que se han perdido barcos de un tamaño considerable (todos menos los barcos auxiliares formados por pataches, zabras, carabelas y falúas), son:

 

  • El barco al que hace referencia Francisco de Cuéllar y que hay probabilidades de que sea el buque que se perdió en Mullaghderg (Inishfree Bay), donde se rescató un cañón español de esa época.

 

  • Clew Bay: Aparecen referencias a dos lugares con sus respectivos naufragios. Clare Island y otro muy cerca de esa isla, la península de Curruam en la zona de Achill.

 

 

Estudio de estos tres barcos:

 

  • La Barca de Hamburgo. Toda la historiografía consultada coincide a mi parecer acertadamente que se perdió a la altura de Malin Head, Inishowen, cuando navegaba junto a La Trinidad Valencera, El Castillo Negro y El Gran Grifón, transfiriéndose toda su dotación a estos tres barcos, como relatan en muchas cartas los sobrevivientes de La Trinidad Valencera y un capitán de La Barca de Hamburgo (Beltrán del Salto, 7060). En esas condiciones, sin nadie a bordo, sin gobierno, con vías de agua y con temporales no pudo ir muy lejos antes de hundirse en la mar o encallar y naufragar próximo a la costa.

 

Por lo que nos quedan dos lugares y dos barcos.

 

En Clew Bay, hay una tradición de creer que fueron dos grandes buques los que se perdieron. Está claro que El Grangrín se perdió en esa zona, por carta de los hermanos White (6547), habla de Clare Island. Por otro lado Beltrán de Salto escribe por las noticias que le llega  de que fueron ejecutados en Galway las vidas de Diego de Sarmiento que iba en ese buque?, capitán Palomino? (embarcado en Lisboa Santa María de Juncal, su compañía regresó a España). Pedro de Mendoza, Alonso Ladrón de Guevara. En la lista de prisioneros que están esperando ser ejecutados encontramos a Diego de Sarmiento, Alonso Ladrón de Guevara (capitán de infantería embarcado en la nave) y Gaspar de los Reyes, maestre del Grangrin en 12/7/1587, pero al parecer fue con el Nstra Sra de Begoña, con el que realizaría la jornada y se trataría de uno de los cincuenta hombres que fueron prendidos en Galway cuando buscaban provisiones.

 

 

Según la lista de Fenton aparece en la región de  Finglas in O'Mayle's country: ships, 1; men, 400. Esta región corresponde a Curruam Península. El Grangrín llevaba unas 500 personas. Fenton también sitúa otro naufragio en Clare Island: ships, 1; men, 300.

 

Por lo que se da a entender que fueron dos los naufragios de grandes buques en la zona de Clew Bay.

Nos parece muy interesante la explicación que nos da Ken Douglas en su obra “The Downfall of the Spanish Armada in Ireland”, apuesta que el Grangrín estaba fondeado cerca de la costa de Finglas durante varios días obteniendo recursos, cuando fue sorprendido por la gran galerna, rompiendo los amarres, alejándolo de la costa y hundiéndose en alguna parte interior o exterior de Clew Bay (no ha sido localizado ni se tiene constancia de haberse recuperado en el pasado algún objeto). Posiblemente al capitán Pedro de Mendoza y un grupo de españoles más les sorprendió la galerna en la isla de Clare. O´Malleys, jefe local de esa zona tenía una gran tradición de intercambios comerciales con España. Pudo planificar la salida de los españoles,  ideando la historia oficial de la ejecución de estos que en la isla había con objeto de justificarse con las autoridades angloirlandesas mientras había vaciado la isla de supervivientes, facilitándoles alguna embarcación.

Ken Douglas se hace dos preguntas muy interesantes al hilo del relato oficial, ¿Cómo se dejaron matar un grupo de unos 100 soldados españoles por unos nativos de una isla irlandesa sin apenas oponer resistencia? y otra muy interesante, ¿Dónde está el cementerio español que recuerde como en otros muchos lugares de Irlanda a los náufragos enterrados?

 

Realmente nos gustaría mucho que esta hipótesis fuera cierta, para atenuar en parte tanta vileza mostrada ante los desventurados náufragos.

Los documentos parecen decir que varios de los oficiales fueron prendidos y ejecutados. Cabe la posibilidad de que esos oficiales no acompañaran a Pedro de Mendoza en la isla y se encontrasen en El Grangrín.

 

Por esas fechas se notifica que han sido prendidos 16 náufragos de un barco de 1000 toneladas en Borrishoole, en Clew Bay en las posesiones del conde de Ormond. Ubican el naufragio en Fynglasse, actual Toorglass.  (Fallon pag 50).

 

Mi opinión es que se trata de un solo barco que estaba fondeado en Clew bay, en la costa de Achill y que tras el temporal se perdió. Muchos perecerían, otros intentarían a nado o en botes llegar a la costa, este grupo capturado indica que algunos si  lo lograron, otros permanecerían en el barco y correrían la misma suerte de este y que una vez visto el hundimiento,  se echarían al mar y a nado o sobre maderos pudieron llegar a la costa de Clare Island. A otros les  pudo sorprender el temporal en tierra en tareas de avituallamiento. Desconocemos si en ese grupo capturado había algún capitán, en la carta se relata que llevaban monedas de oro. Lo que si está claro es que un grupo de españoles estaban en la isla, la pregunta, ¿estaban en la isla antes de la galerna o llegaron como consecuencia de ella? Dowdarra Roe O´Malley no habla de ningún otro hombre principal que no sea Pedro de Mendoza, se afirma además que todos son pasados por la espada a excepción de un español y un irlandés del condado de Wexford, por lo que da a entender que los otros capitanes no se encontraban en la isla, pues si hubieran estado, también hubiesen sido referenciados, por lo tanto fueron prendidos en otros lugares. De Pedro de Mendoza, nunca más se volvió a saber y no consta en ningún documento encontrado hasta la fecha, que llegara a España.

 

De la hipótesis de Ken Douglas puede ser plausible el hecho que se hubiera despachado una embarcación con uno de los capitanes y un grupo de hombres con el fin de obtener aguada y vituallas, prácticas realizadas en todos los lugares  donde  permanecieron barcos junto a la costa. Es el caso de Recalde en Las Blaskets, Nstra Señora de Begoña en Galway, La Zúñiga en Licannor y anteriormente en Tralee. Muchos de esos botes eran capturados y posteriormente, los integrantes ejecutados. Lo que si creo aunque con un alto grado de incertidumbre es que ese grupo se encontraba en la isla con anterioridad a la galerna.

 

Entre los supervivientes que llegaron a España, aparece el maestre Martín de Elcano, embarcado en El Grangrín, (según J.I Tellechea, en La otra cara de la Invencible), aunque por otro lado figura como fallecido en Irlanda a consecuencia del naufragio del Grangrín junto a su sobrino Francisco de Elcano, ambos guipuzcoanos naturales de Zumaya, según la relación de la gente de mar residente en la provincia de Guipúzcoa que falleció en la Jornada de Inglaterra. (A.G.S: Guerra antigua. Leg 302, núm. 148).

 

 

Actualmente en la península de Curraum una placa recuerda el naufragio de un buque que está identificado como San Nicolás de Prodanelli, que como ya hemos visto, este buque se perdió cerca de Ross Port, según la carta de tres oficiales médicos de la urca San Pedro el mayor.

 

Desde mi punto de vista y a raíz de lo expuesto, me inclino a pensar que el nombre que debe figurar en la placa sea El Gran Grín, El Grangrí o también conocido como San Jorge.

 

 

Siguiendo con los lugares fiables y barcos de gran tonelaje, tan solo nos queda El Castillo Negro y la historia de este puede que tenga que ver  con la que narra De Cuellar y que es corroborada por el informe de Patrick Eulane. El lugar de Mullaghderg (Inishfree Bay), donde se encontró un cañón español de esa época.

 

Recordemos que perdemos la pista del Castillo Negro cuando junto a La Trinidad Valencera y El Gran Grifón evacuan al personal de La Barca de Hamburgo. El Gran Grifón y el Castillo Negro se pierden de vista según  los  relatos de la tripulación de La Trinidad Valencera.

El Gran Grifón donde iba embarcado Gómez de Medina, jefe de la escuadra de urcas, narra la lucha que sostuvieron durante dos semanas hasta que finalmente la nave se pierde en Fair Isle. Este también cuenta que la urca Santiago se encuentra en Noruega además de otra urca que no sabe su nombre. Aunque a España las noticias que llegan del norte de Europa a través de los mercantes nórdicos es que solo han llegado a sus oídos una urca, La Santiago.

 

Creemos que El Castillo Negro, de la que una parte amplía de la historiografía la da perdida muy a las afueras del norte de Irlanda, hundiéndose en el Mar del Norte, tuvo que correr una suerte parecida al Gran Grifón. Pudiendo permanecer en algún lugar de la costa escocesa e incluso noruega y que tras repararse y reponerse la embarcación, volvieran a intentar el regreso y que ya en fechas tardías de octubre se viera definitivamente truncado en la costa irlandesa a la altura de Inishfree Bay, en Carraig Na Spainneach (pag 112, 113, Kilfeather. donde se encontró un cañón de un barco de unas 700-800 Tns) . Recordemos que coincide con el tonelaje del Castillo Negro.

 

Los barcos pequeños que están perdidos son un patache (Nstra Señora del Rosario Socorro y dos carabelas).

 

Lugares donde hay fuertes evidencias (Kyllebegs Bay) y claros indicios (Cloughglass) que buques pequeños se han perdido cerca de allí.

 

  • Kyllebegs Bay, barcos auxiliares que acompañaban al Girona. (Informe de Henry Duke, pág 87 Niall Fallon). Aunque en la lista de Fenton lo reduce a uno. (One ship wrecked in McSwynye ne Doe's country, near Loghsuylly)

 

Normalmente las galeazas no solían navegar solas por mares tan bravos e iban acompañadas por barcos auxiliares para socorrerle. Las autoridades inglesas hablan de dos pequeños barcos perdidos cerca de la galeaza, uno de ellos es aprovechado para obtener los materiales necesarios para reparar a La Girona. Opino que uno de ellos era un patache y el otro una carabela.

 

En el informe de Patrick Eulane a Henry Bagenal, informa que no todos los españoles podrán embarcar en el barco y que los que se queden emprenderán un camino a pie hasta los territorios de O´Rourke buscando pasaje para Escocia. (Niall Fallon pág 90). Otros pudieron quedarse para siempre en Irlanda.

 

  • Otro naufragio en Cloughglass, donde se encontró un ancla, podría tratarse de un buque pequeño. También en 1895 un grupo de jóvenes encontró monedas de oro españolas de la época.

 

Por descarte, pudiera tratarse de la carabela restante.

 

 

 

DOOLIN. ¿Qué pudo pasar allí?. Tradición.

 

Hay una fuerte tradición de que un grupo de náufragos españoles fueron ejecutados allí, en la actualidad la colina donde fueron liquidados,  recibe el nombre de Cnocán an Crochaire.  De ser así, de donde venían esos náufragos. Hay teorías que se trataban de los supervivientes del San Esteban y San Marcos, que fueron conducidos hasta allí donde fueron asesinados, pero hemos visto que con casi toda probabilidad fueron ejecutados en Spanish Point, cerca del lugar de los naufragios.

 

Otra probabilidad puede tratarse de los soldados capturados de La Zúñiga que habían sido despachados en un bote con la intención de obtener provisiones.

 

Cabe también la posibilidad que esa fuerte tradición de la Armada Española en Doolin nazca de que muchos de los cuerpos de los náufragos llegaran a la costa de Doolin y allí muchos fueran enterrados.

 

Otra hipótesis es que un barco se perdiera allí, de ser así puede que se tratase de una pequeña embarcación. No aparece en ninguno de los informes que se hayan publicado.

 

 

 

Lugares referenciados por informes de las autoridades angloirlandesas que pudieran corresponder más a la propaganda del momento, es decir exagerando el peligro de los náufragos españoles, con la idea de alarmar más a la población y poder justificar medidas crueles contra los náufragos.

 

Los informes escritos por William Taaffe obedecen a este estilo. Antes del naufragio de Leyva, escribe (el 16/10) que 2000 españoles están acampados en Forreside – more, a seis millas de Strabane para juntarse con los irlandeses del conde de Tyrone (Niall Fallon pág 85). Todo es falso, el número total de españoles que llegaron a esa parte de Irlanda escalonadamente durante tres meses no llegaron a 700 supervivientes. Recordemos que los hombres de Leyva se encontraban en Killebegs a unas 50 millas. Todos los informes, escritos y testimonios confirman que en su mayoría los supervivientes que llegaron a esa zona pertenecían a los naufragios de Streedagh Strand (La Lavia, La Juliana, Santa María del Visón), de los supervivientes de La Trinidad Valencera tras la masacre de Illagh Castle. En menor medida también pudo sumarse grupos muy pequeños de los navíos perdidos en Killala Bay y tal vez de Broad Haven, aunque las crónicas hablan de que todos los perdidos en esos dos lugares fueron capturados.  Por lo que entendemos que para la fecha que está escrita las cifras son falsas, ya que como mucho sumando que todos los 300 supervivientes de los naufragios de Streedagh hubieran llegado a esa zona (sabemos por De Cuellar que no fue así), más los 150 que pudieron huir de Illagh, con partidas de otros grupos, nunca superarían los 500 y menos agrupados haciéndose fuertes, ninguno de los supervivientes que llegaron a Escocia refieren algo precido. Los grupos que iban llegando poco a poco a la zona eran partidas sueltas y de grupos reducidos, que unidos todos no superaban la simultaneidad de 100 hombres esperando ser embarcados para Escocia.

 

Taffe tambien alerta a Bingham que el sobrino de Hugh Oge M´Hugh Duff ha llegado a las tierra de M´Glanchie para unirse a los rebeldes y tratar de quemar su tierra (Niall Fallon pag 120).

 

Aunque sin lugar a dudas el informe escrito el 20/10 por Taaffe si que responde perfectamente a lo titulado. Refiere que dos barcos españoles han sido quemados en Lough Swilly (no hemos encontrado ninguna referencia más de este hecho) y que 3500 españoles estaban buscando socorro (Niall Fallon pág 182). En fin que 3500 españoles queman sus propios barcos y luego piden socorro, me imagino que a los rebeldes irlandeses. Podemos decir y con poco margen a la duda que este episodio fue falso. Que un pequeño buque entrara en el canal de Letterkenny, aunque no haya registro de ello, cabe una remota posibilidad, pero lo planteado en ese informe obedece a tareas de alarma y propaganda más que informar realmente de lo que estaba sucediendo en su área.

Si que informaron verazmente  y quedan reflejadso en los informes, George Fenton, los hermanos White, la saga Bingham, Boetius Clancy, Edward Denny y otros muchos de los funcionarios reales.

 

 

 

 

Indicios que dan que pensar que otros barcos aparte de los que ya se tienen constancia, estuvieron y/o naufragaron en Escocia y Noruega.

 

Respecto a Noruega el mayor indicio lo da el jefe de la escuadra de Urcas, Gómez de Medina. (BMO7091).

 

En referencia a Escocia, hay una tradición que uno de los barcos españoles se perdió cerca de Portencross e incluso tomaron tierra en la región escocesa de Ayrshire. Según refleja en su obra Stephen Brown “The Portencross Armada Conspiracy”, (publicada en octubre del 2015). Habla de un hundimiento sobre el 20 de agosto de 1588. En esas fechas ningún barco de la flota española se encontraba en ese lugar, más bien la flota navegaba intentando sobrepasar la parte norte de Escocia. En el libro referenciado se atreve a ponerle nombre al buque y dice que se trata del patache Espíritu Santo, perteneciente a la escuadra de Andalucía. Sabemos que este buque llegó a Santander el 1/10/1588. También habla de una tripulación de más de 100 hombres y un barco con un número de cañones mucho mayor a los 8 versus de bronce que montaba el patache.

Desconocemos los nombres de los barcos que fueron localizados en Ayrshire, lo que si tenemos la certeza de que no se trata del Espíritu Santo y que por las características que cita, de tratarse de un barco de la Armada española englobado en la Jornada de Inglaterra, tuvo que tratarse de una urca. Aunque mi opinión es que dudo mucho que esos pecios encontrados fueran buques de La Felicísima Armada.

 

En el libro habla de que tras el desembarco, intentarían una revuelta con el apoyo de los señores católicos de Escocia, entre ellos Semple En fin como novela no está mal, pero la historia real dice más bien otra cosa. No hubo en ningún momento intento alguno por parte del duque Medina Sidonia de desembarcar con fines militares ni en Escocia ni Irlanda. Ni tan siquiera resguardarse en ningún puerto del norte de Europa incluida Dinamarca, Alemania o Noruega, como creería Francis Drake que haría la Armada Española. Medina Sidonia al ver que los vientos le dirigían al Mar del Norte y la dificultad de la Empresa le sobrepasaba, decidió volver a España siguiendo a juicio de Martínez de Leyva una navegación de Colones y Magallanes. En su mente y órdenes transmitidas solo estaba regresar a España sin volver a ver a la Armada Inglesa. Es verdad que hubo muchos planes en la fase de planificación y que desembarcar en Escocia fue uno de ellos. Por supuesto que hay material de sobra que descontextualizado sirve para novelar hechos que no acontecieron y engrandecer La Leyenda de la Gran Armada contra Inglaterra que más de 400 años después sigue creciendo.

 

Como toda leyenda hay parte que se ajusta a los hechos. En la región de Ayrshire si que pasaron náufragos españoles, muchos de los que consiguieron escapar de Irlanda desembarcaron en esa región de Escocia. Pero se producían en pequeñas embarcaciones irlandesas y escocesas siguiendo navegaciones hacia el este y en fechas tardías de octubre a diciembre de 1588 principalmente. A mediados de agosto no pudo haber ningún miembro de la Armada española en esos lares.

 

Aunque personalmente no descarto que a posteriori, en septiembre, algún barco de la Armada pudiera hacer escala o incluso perderse por esa zona, pero sin tener nada que ver con la novelada historia de conspiración.

 

 

¿Qué pasó con los dos o tres navíos escoceses capturados por los españoles en el camino de vuelta?

 

En la relación de Martínez de Recalde (BMO 6683), narra que el domingo 14/9, cogieron dos barcos de pescadores que estaban pescando. Dicen que son escoceses. Esto en altura de 57 grados y medio. Varios permanecían embarcados en la nave de Recalde.

La nave escocesa fue capturada por la tripulación de la zabra, La Concepción de Somarriva, al ver que esta se iba a pique. La embarcación llegó a Santander donde permaneció hasta 25 de marzo de 1589, siendo devuelta a sus dueños escoceses por orden del consejero real Juan de Cardona con el pago de la mercancía que llevaban.    

 

 

¿Cabe la posibilidad que posteriormente a la salida de la Armada, nuevos barcos españoles se sumaran a ella, ya sea en el periodo de ejecución, retorno, socorro o búsqueda de los navíos que aún no habían regresado?

 

En Lisboa se estaba formando una armada formada por varios barcos de suministros con la idea de llegar al canal una vez hubiera desembarcado la Armada en Inglaterra. A la vista de los acontecimientos se suspendió esa operación. 

 

Los barcos mensajeros despachados por el duque de Parma para avisar a Medina Sidonia de que volviera al canal para intentar de nuevo el contacto de las dos armadas, regresaron a Flandes sin haber podido encontrarse con La Armada de Sidonia que ya estaba navegando a la altura de Escocia.

 

Por último y a la vista del retraso y de las falta de noticias de muchos buques y en especial de Leyva, ya avanzado el otoño de 1588, desde la Corte se decide enviar unos buques de socorro para localizarlos. También es interrumpida esta acción cuando llegan las tristes noticias del destino final de Leyva y muchos de los barcos.

 

Por todo lo expuesto, podemos afirmar que no hay ningún barco de los naufragados que haya sido enviado posteriormente a la salida de la flota de La Coruña.

 

¿Puede que salieran de La Coruña barcos que no aparecieran nombrados en los registros oficiales?

 

Entiendo que es francamente difícil que un barco de gran tonelaje saliera de Lisboa o posteriormente de La Coruña sin estar registrado en los listados oficiales de la flota.

 

De los barcos pequeños auxiliares, el estudio que se realiza en BMO es muy exhaustivo, pudiendo tal vez participar alguna falúa o alguna carabela más, pero con muchas reservas. En relación con las zabras  y los pataches, es más difícil.

 

Según Pedro Andrés Porras Arboledas, en su artículo “La aportación de Castro Urdiales a la Armada Invencible”  Las zabras de San Juan de Marmolejo y Martín de Santander hay dudas de que pudieran participar en la jornada sin estar registradas.