LA MARÍA JUAN.

 

Fue el único navío español hundido en batalla. Siendo uno de los barcos mas destacados durante la batalla de Gravelines, donde se batió durante todo el día contra muchos de los barcos ingleses que en varias ocasiones le rodearon en franca ventaja de diez a uno.

 

Finalmente sobre las 21:00 horas del 8 de agosto zozobró, perdiéndose muchas vidas. Otros pudieron ser rescatados por el San Juan de Recalde entre otros.

 

Muchos sobrevivientes pasaron al San Juan de Sicilia, caso de Juan de Soranguren, a la nao La Magdalena, al San Juan el menor.